Dos minutos fatales

img_0843

Son los que tuvo Atlanta en el partido frente a Acassuso y que le costaron los tres puntos. Por tercera vez consecutiva Fernando Ruiz volvió a parar el mismo equipo con el mismo esquema 4-2-2-2 que tan poco resultado le dio.
En la primera etapa la visita pegó desde el vestuario, se estaban acomodando y el bohemio perdía 1 a 0. Una muy buena pelota a espalda de Eric Jerez (estaba saliendo) de Pizarro para Pipino desde casi el área visitante, el desborde del volante y Ariel Ortermín que en su afán de despejar bate a Agustín Gómez. Recíén empezaba el partido y todo hacía presuponer que ese cachetazo iba a despertar al bohemio, pero no podía ganar las segundas pelotas, todos los rebotes fueron del equipo de Giunta y seguía perdido en el terreno.
A los 12′ Fernandez tocó para Salvatierra y el delantero entre cuatro camisetas bohemias logró sacar el derechazo que Gómez desvió al corner. Era más el equipo del norte y justificaba la ventaja. Porque Diego García no lograba profundidad pese a ganar en casi todas por la banda; Ezequiel Rodríguez no pesaba en la ofensiva, Leonardo Ramos y Leonel Altobelli peleaban con los centrales y perdían más de lo que ganaban. Nahuel Peralta no lograba desequilibrar y cuando lo hacía no profundizaba. Con ese panorama Atlanta sólo recurría a los centros como arma letal. A los 32′ la mejor jugada colectiva del bohemio, Rodrigo Alonso-García-Gabriel Seijas-García apertura para Peralta y el centro que encuentra la cabeza de Altobelli que lamentablemente no tuvo dirección y murió en las manos de Salvá.
A los 41′ llegó el empate tras un centro de Peralta que Rodríguez de cabeza conectó para batir al recién ingresado Monllor. Fue  el gol y nada más. Porque si bien consiguió tener la pelota en la segunda etapa no llegó a lastimar y sólo tuvo una clara en los pies de García a los 37′ con un remate desde la puerta de área que Monllor despejó con esfuerzo.
Era empate porque Atlanta no sabia como y Acassuso no quería buscar el triunfo; pero a los 46′ Bozzoni (de flojo paso por el bohemio) recibió un pase de Salvatierra y con un zurdazo de otro partido decretó el 2 a 1. No había tiempo para nada más. Atlanta se durmió dos veces en defensa y lo pagó muy caro.Se quedó con la clasificación a la copa argentina pero nada más por ahora.
Tuvo dos minutos de somnolencia y fueron fatales.nueva-imagen-25