No UAI nada para rescatar

IMG_0260

Atlanta debía mejorar lo hecho en las dos últimas presentaciones. Había sido muy pobre el rendimiento frente a Español y no había sido suficiente en Berisso.
El técnico Fernando Ruiz tenía cuatro bajas considerables a la hora de armar el equipo, Nahuel Tenaglia (se le sumó un esguince de rodilla que lo tendrá afuera por más de un mes) y Ezequiel Rodríguez llagaron a la quinta amarilla y debían pagar la suspensión; Leonardo Ramos y Gabriel Seijas sintieron molestias durante la semana y no fueron parte del equipo.
Las variantes elegidas para reemplazarlos eran las lógicas por puesto natural pero no tuvieron el peso para cambiar la imagen. Atlanta no encuentra la manera de lastimar a sus rivales. No logra sacar la diferencia hombre a hombre y con el correr de los minutos la ansiedad lo va desgastando. Cae en el desborde cuando la velocidad de Diego García lo permite, pero en un 90% los centros posteriores duermen en las manos del arquero. No tiene explosión ni cambio de ritmo. Nahuel Peralta no está ni en la mitad de su rendimiento de la primera rueda y eso se siente porque no hay generador nato de fútbol.
La principal falencia de este equipo son las desatenciones. En la primer parte del torneo se perdieron puntos y partidos importantes por esa falta de concentración a lo largo de los 90 minutos y lamentablemente se vuelve a dar en esta parte del torneo. Dos de los tres goles de Español y los dos goles en la derrota de hoy frente a la UAI fueron por ese motivo. Agustín Gómez que no grita y Eric Jerez que la peina para regalarla en el 1 a 0. Y en el segundo gol, más allá del excelente pase de Montenegro y la mejor definición de Mbombaj hay un desacierto desde el vamos al dejar línea de tres en el fondo. Pero mucho peor es la falta de diálogo a la hora de marcar, falta una voz de mando que imponga presencia.
Atlanta no dejó la imagen de un equipo que quiere ser candidato al título. Con el diario del lunes en la mesa se dejó escapar otra vez la oportunidad de descontarle a un Deportivo Morón cada vez más firme. Pasó de ser un equipo que tenía ganas de pelear todas a un equipo que deambula por la cancha. Se acortan las fechas, el final está cada vez más cerca, pero paradójicamente  este equipo está cada vez más lejos.
Solamente queda para destacar el debut de Diego Nakache (el “distinto” como siempre lo llamamos nosotros) entró en un partido caliente y su desparpajo le creó varios problemas a la defensa rival.
El próximo sábado desde las 13:05 el rival será Barracas Central. Aunque para Atlanta su único rival es la inoperancia propia.

18033207_1341281395966251_3263785142736348889_n