Noche de diablos

IMG_0147-1130x753

Atlanta tenía una parada difícil  en esta segunda fecha frente a Platense porque precisamente el calamar es otro de los candidatos a pelear el torneo, por supuesto al igual que el bohemio por peso propio.
Para esta noche, el “Pepi” Berscé dispuso una sola variante con relación a la formación titular del lunes pasado cuando igualó sin goles ante Colegiales, también en Villa Crespo. De esta manera, Fabián Monserrat ingresó en reemplazo de Jonathan Chaves. Con esta modificación, el DT buscó poder darle más libertad a Brian Miranda, pero como en esta ocasión lo puso por afuera, le quitó eficacia a la hora de generar juego.
El comienzo del partido, tuvo a ambos equipos  prestándose la pelota, sin embargo la visita era más punzante e inquietaba a Rodrigo Lugo, el uno bohemio. Y efectivamente, antes del cuarto de hora consiguió ponerse en ventaja. Perdió Miranda en la mitad de la cancha ¿con infracción?, y Ochoa no pudo en el córner, la pelota le quedó a Curuchet que limpió toda la jugada con un zurdazo inatajable y ña clavó en el ángulo izquierdo de Lugo.
Las acciones no cambiaron, se seguían prestando la pelota y Atlanta intentaba presionar en toda la cancha pero no lograba las segundas pelotas, por eso le costaba llegar con peligro al arco de De Olivera.

En la segunda mitad el técnico de Atlanta leyó el partido y acertó con el cambió, ya que en lugar de Ochoa Giménez hizo ingresar al “Pony” Oyola, quien ya de movida se hizo un picnic con Carrasco. A los 15′ desbordó por izquierda y mandó un centro preciso para que el “diablo” Monserrat metiera la cabeza y decretara el empate parcial.
Atlanta empujado por su gente, siguió buscando el triunfo que parecía estar muy cercano porque después del gol, tuvo nueve minutos de juego donde todo fue propio y Platense ya no pasaba la mitad de la cancha.
Sin embargo, el diablo metió la cola y lamentablemente la tormenta eléctrica terminó haciendo que Sebastián Bresba decidiera suspender el partido.
El bohemio cambió la imagen en la segunda mitad, y aunque le queda pendiente sumar de a tres, ya va mostrando sus intenciones.

 SINTESIS