Se subió a la Fragata

 

IMG_0214Se merecía tener un partido así. Tenía que reforzar lo hecho en la semana contra Deportivo Español. Tenía que seguir afirmando y confirmando la idea de juego que pretende Francisco Berscé para este Atlanta que tiene once pulmotores en la cancha. Pero lo más importante debía hacerlo en casa. Una materia que tenía previa hace bastante.
Y lo hizo de manera contundente en cuanto al juego. Fue superior durante todo el partido, tuvo no menos de diez llegadas claras al arco rival y tuvo paciencia para esperar que llegara el gol.
Desde el arranque del partido fue el dueño de la pelota, pero recién a los 20′ tuvo la primera llegada clara en los pies de Braian Miranda con un remate apenas desviado. Los minutos posteriores fueron una seguidilla de aproximaciones del bohemio al arco rival. A los 22′ Fabián Monserrat remata desviado; a los 24′ Fabricio Pedrozo la tira por arriba; a los 28′ Nicolás Bianchi Arce robó en la  mitad de la cancha y habilitó a Pedrozo que desbordó y tiró el centro para el capitán bohemio que definió sólo por arriba del travesaño; a los 34′ Adrián Martinez mano a mano con Mattalia gana el uno y en el rebote Monserrat remata desviado; a los 36′ Moserrat por arriba desde lejos; a los 39′ Miranda desde afuera remató cerca del palo izquierdo. Fue todo del bohemio, todo de Atlanta.
¿La visita? Sólo un desborde y centro que Maxi Serrano corrige la trayectoria obligando a Rodrigo Lugo a estirarse abajo. Fue a los 43′ del primer tiempo.
Seis situaciones de gol para un equipo que defiende bien y que cuando pasa al ataque lo hace con mucha gente, cambiando la velocidad, teniendo la pelota y volviendo a empezar si los caminos no son claros. En la tenencia del balón y en el ahogamiento que impone basa su juego.
En la segunda etapa nada cambió. El equipo de Berscé fue el dominador y el que buscaba la apertura del marcador. A los 2′ un centro de Brian Oyola cruza toda el área, Pedrozo desde el otro lado la pone atrás para que Mariano Bettini le pegue y contenga el arquero en dos tiempos; a los 4′ otra contra con Miranda para Pedrozo y un taco para Monserrat que remató a las manos del arquero. En la desaparecida revista “SÓLO FUTBOL” se ponía el resultado moral en base a las llegadas y las situaciones de cada equipo, apenas comenzado el segundo tiempo Atlanta debía estar con un 4 a 0 cómodo, pero no pasaba.
Recién a los 9′ Bettini apretó en el medio, Nicolás Previtali metió un pelotazo largo a espaldas de Jorge Serrano que se vio superado en la corrida por Martínez, con la rodilla se la lleva ante Mattalia y engancha para dejar desparramado (cómo Maradona a Fillol y Passarella) al arquero y a Rodrigo Alonso que llegaba para cerrar, para definir de zurda y sacarse toda la mufa de encima, no sólo de él, sino de todo un Atlanta que llevaba 4 sin ganar en Villa Crespo.
Atlanta siguió yendo en busca del segundo pero se fue quedando sin resto físico en los últimos diez minutos, lo que le permitió a Almirante aproximarse a Lugo en busca de un empate que no iba a conseguir.
Este Atlanta ilusiona a los hinchas y preocupa a los rivales. Tiene ganas de convertirse en candidato y en cuatro fechas demostró que va de menor a mayor, y que va a ser uno de los animadores serios del campeonato.
En 96 horas tratará de ser muy poco Pacífico con el equipo mendocino y meterse en los octavos de final de la Copa Argentina. Vimos que tiene con que, porque no ilusionarnos.

Nueva imagen