Sueño trunco

IMG_0885

Atlanta cayó en San Juan frente a River por 4 a 1. Eso es lo que van a decir en todos los sitios y en todos los programas esta semana. Van a decir que el equipo copero de Gallardo vapuleó al bohemio.

A juzgar por el resultado final uno creería que es cierto, pero solo hubo errores de otra categoría los que llevaron a esa diferencia, tal es así que Atlanta salió a jugarle de igual a igual a un equipo que tiene a ocho jugadores que fueron convocados a la selección en algún momento de su carrera.

Estuvo bien el planteo de Francisco Berscé? Para nuestro modo de ver si. Porque sin meterse atrás en los primeros cuarenta y cinco trató de aguantar el cero y casi lo logra sin sufrir demasiado ya que el equipo de Gallardo hasta el fatídico minuto final solo había tenido una sola llegada clara en un mano a mano de Scocco frente a Rodrigo Lugo que ganó el arquero. Atlanta fue tratar de ganarle el medio campo y la costumbre de salir cuidando la pelota aunque le costó demasiado y no logró ganar la segunda pelota, por lo que se hizo difícil estar ordenado.

A los 44’ se empezó a derrumbar el sueño porque Scocco le ganó a Nicolás Bianchi Arce y la abrió para Saracchi quien de zurda puso el 1 a 0. Y de salida no más el capitán bohemio pierde con Fernández quien solo frente a Lugo convierte el segundo.

A escasos 60 segundos estuvo Atlanta de conseguir mantener lo que había buscado en la primera etapa, ya que el planteo hubiese sido diferente en la segunda etapa porque River hubiese estado obligado y Atlanta al igual que ante Belgrano hubiese tenido espacios y la tranquilidad para buscar el partido. Pero se dio así y el bohemio no tuvo otra opción que ir por la heroica. Lo intentó, pero cometiendo errores casi infantiles y que no se pueden dar ante rivales de este nivel. Porque Gaspar Vega la perdió en el lateral y el pity Martínez definió terrible de zurda tras el centro ganándole al cierre de Axel Ochoa para el 3 a 0.

Contra todos los pronósticos Atlanta no salió a pegar, no salió a ensuciar el partido para quedarse con ese resultado y no seguir recibiendo goles en contra. Una buena jugada colectiva termina en el desborde de Fabricio Pedrozo y en el centro que Adrian Martinez empuja a la red. Con sus convicciones de buen fútbol Atlanta lograba el descuento y faltaban diez minutos para la heroica. Pero Auzqui en el único error de Lugo en todo el partido a la salida de un tiro libre puso cifras definitivas.

Viajamos a San Juan con un sueño y no se pudo cumplir. Pero más allá de la eliminación uno puede quedarse con la tranquilidad que brinda este equipo de entregarse por completo en busca de un objetivo. Este plantel se identifica y siente lo mismo que el hincha de Atlanta. Este plantel tiene que poner la mente enfocada en el ascenso. Demostró, pese al resultado final que no es menos que nadie. Y también quedó demostrado que la gente cuando un equipo se brinda entero va a estar al pie del cañón apoyando incondicionalmente. Atlanta ante un “grande” que no llenó su tribuna se hizo sentir y cómo. Vaya si valió la pena hacer 2500 kilómetros en dos días para acompañar al bohemio. Si juega mañana mismo, vuelvo a viajar.

Nueva imagen7