Lo subestimó

IMG_0703

Dos partidos en uno. Dos sensaciones por demás encontradas. Dos caminos completamente diferentes. ¿Pero cuál es el real? ¿Fue Atlanta tan superior en la primera etapa y tan vulnerable en la segunda? ¿Cuál fue el equipo que vamos a ver en esta temporada?

Fue 3 a 3 después de un primer tiempo en el cual el equipo de Francisco Berscé fue claramente superior a un local que sólo hacía de partenaire. Porque después de la chance de Goñi a los 7′ todo fue del bohemio. A los 10′ Jonatan Chaves remató desviado frente al arquero; A los 16′ Axel Ochoa le pone una pelota perfecta a Adrián Martínez para que “maravilla” convirtiera por entre medio de las piernas del arquero. Estaban 1 a 0 y la tranquilidad le permitió seguir buscando sin encontrar oposición. A los 17′ Chaves se lo pierde solo frente al arquero; A los 27′ un tiro de esquina desde la derecha muy cerrado de Chaves encuentra el anticipo de Nahuel Tecilla para decretar el 2 a 0.
El local no aparecía y todo era del bohemio. A los 37′ Chaves, el delantero más punzante marcó el tercero, entrando solo por el segundo palo. Faltando un minuto Ochoa se lo pierde cuando su remate da en el travesaño y se va por arriba.
Hubo un sólo equipo en cancha y fue el de Villa Crespo. Contundencia, buen trato de pelota y varias posibilidades de concretar en el arco rival.
En la segunda etapa todo cambió. Siguió habiendo un sólo equipo en la cancha aunque se modificó el protagonista. El ingreso de Arce le dio otra movilidad al equipo de Marcelo Straccia y eso se notó en el marcador.
A los 23′ el volante ganó un rebote en el área y decretó el descuento. Dos minutos más tarde Resquín con un tiro libre hizo preocupar a Rodrigo Lugo que la sacó al córner. Y esa preocupación iba a ser cierta porque en tan sólo 120 segundos el local consiguió el empate. A los 37′ por intermedio de Abel Soriano dejando en claro que si con alguien se cumple la ley del ex es con Atlanta y con López que solo de cabeza por el segundo palo decretó la igualdad.
Un tiempo para cada uno. El primero con Atlanta dominador y el segundo con el bohemio desaparecido. Se creyó que el 3 a 0 estaba liquidado y subestimó a un rival que pudo surgir de las cenizas.
Hay mucho que corregir pero lo más preocupante es la actitud del segundo tiempo.

SINTESIS