Pitan como Bonadio

IMG_0267

Atlanta cayó por la mínima diferencia en la visita a Acassuso en cancha de Sp. Italiano por el gol de penal convertido por Salvatierra a los 41′ del primer tiempo y de esta manera cosechó su segunda derrota al hilo que lo deja a cuatro puntos del puntero.

No fue un buen partido del bohemio pero al igual que en el robo del martes ante Dep. Riestra, uno de los “poderosos” de la divisional, no sólo por el gerenciamiento de Stinfale sino por el peso que tiene en AFA, lo mismo que ocurrió hoy con el equipo de “Pipo” Marín, eterno ladero de Julio Grondona y de “Chiqui” Tapia en estos momentos, aunque el de hoy fue un hurto, ya que nuevamente el arbitraje dejó mucho que desear.

Atlanta no jugó un primer tiempo ni siquiera aceptable, le costó encontrar la pelota y mucho más le costó cuidarla. Se abusó mucho del pelotazo quizás por las condiciones en las que se encontraba el campo de juego. Fue imposible jugar por abajo y no se pudo dar tres pases seguidos. El aspecto físico influyó muchísimo ya que el conjunto del “pepe” Castro pagó caro jugar con un hombre menos 65′ frente a Riestra.

El bohemio no encuentra el juego del inicio del torneo, le costó y mucho ser protagonista. Pese a eso nunca baja los brazos pero ya es demasiado con lo que tiene que luchar. Dos penales no sancionados, uno a Fabricio Pedrozo en el primer tiempo con el partido en cero y otro por una mano de Fernández cuando se jugaba el descuento lo dejaron con las manos vacías.
¿Hasta cuando tendremos que soportar que los árbitros jueguen su partido cómo les piden algunos personajes y no lo jueguen a conciencia? No está bueno pregonar la violencia pero quizás la hinchada de Huracán con su bandera tenga razón.

SINTESIS