Se conformó y lo pagó

IMG_0132

Atlanta empató 1 a 1 frente a Flandria y dejó escapar una buena chance de encaminar el rumbo y de volver a mostrar lo hecho en el arranque del torneo.
Fue un tiempo para cada uno pero muy desparejo en la intensidad que ambos equipos le impusieron a sus ataques en cada período. El equipo de Fabián Castro no paso sobresaltos y si bien no generó demasiado peligro para el arco canario inclinó la cancha apoyado en el quite y la visión de Nicolás Previtali para jugar simple cada pelota, el despliegue de Fernando Enrique y Braian Miranda tratando de darle velocidad; con Favricio Pedrozo y Horacio Martínez peleando arriba cada pelota,
Sobre los 32′ de esa primera mitad Previtali tiró un sombrero y limpió el camino para Miranda que le puso una pelota exquisita a Martínez que cuando enganchó para definir de derecha es derribado por Randazzo y el penal que el mismo Martínez cambió por gol.
La visita no acusó el golpe y siguió sin lastimar a Francisco Rago ni a la defensa bohemia pero no todo fue color de rosa…
En la segunda mitad el bohemio sin Miranda en la cancha perdió picardía y sólo aguantaba los embates de Flandria, sacándose la pelota de encima y dejando de ser protagonista para ir refugiándose contra la valla de un Rago que tuvo tres buenas intervenciones para evitar lo que a la postre iba a llegar. Para los que estábamos en la cancha no fue sorpresa que la visita empatara aunque no fuese lo que deseábamos; porque tanto va el cántaro a la fuente dice el refrán que se terminó rompiendo cuando ya se jugaba el adicional. Un centro al corazón del área lo encontró sólo sin marca a Mayorga para decretar de cabeza el empate.
¿Desazón? Puede ser. ¿Amargura? si porque esperábamos ver otro Atlanta, un equipo con protagonismo, un equipo que se repusiera a las dos derrotas y sacará chapa de candidato, pero se olvidó el libreto en el vestuario.

41991028_1891399807621071_4986156133837176832_n