Olivá de acá

Atlanta despidió un año magnífico de local empatando 1 a 1 con Temperley. El gol agónico lo hizo el juvenil debutante Eugenio Olivera a tan sólo cuatro minutos del final del partido.
En un estadio colmado como pocas veces el equipo de Alejandro Orfila salió al campo de juego a tratar de desplegar el juego que viene demostrando en todo el torneo y que lo llevó a terminar puntero de su zona (no importa el resultado con Platense).
Sin embargo, se encontró con un Temperley muy bien parado, ordenado, que complicó y bastante al bohemio en la primera mitad del partido. Baldunciel con una volea cruzada dejó sin chances a Francisco Rago. 0 a 1 y a empezar de abajo.
El puntero no encontraba el rumbo. Imprecisiones, decisiones equivocadas y la necesidad de empatarlo rápido lo metieron en el desorden. Y «a río revuelto ganancia de pescadores» dice el refrán. Eso aprovechó el equipo del sur para estar tranquilo y no sufrir sobresaltos.
En la segunda mitad Atlanta con el ingreso de Brian Oyola preocupó al equipo de Perazzo. No tuvo libertad el lateral Asis preocupado por el punta bohemio. Se afianzó en la mitad de la cancha, tuvo más la pelota y se acercó al arco de Castro.
En las declaraciones Orfila tiene un casette puesto cuando dice. «Son todas finales y hay que jugarlas una por una». Lo iba a demostrar. 23′ por jugarse y mandó al pibe Olivera a pelear arriba junto a Luis López. Era plata o mierda. A todo o nada. Las finales no se pierden.
A los 34′ Asis quedó tendido en el área de Atlanta. Rago para evitar que se cortara la contra fue a levantarlo. Agresión del lateral desde el piso y el impresentable asistente 2, Gonzalo Pedro, que llama al árbitro por intercomunicador. Roja para los dos. Nahuel Tecilla ante los tres cambios realizados por el técnico debió ocupar el arco.
Los minutos pasaban y Atlanta seguía yendo en busca de la heroica. Se lo perdió López de cabeza apenas por arriba del travesaño. Joaquín Ochoa Giménez remató desviado. Un tiro libre de López en la puerta del área rebotó en la barrera.
A los 41′ llegó el desahogo de todo Villa Crespo. Pelotazo largo de Nicolás Previtali buscando el área, Olivera la busca y se pasa pero ante la duda de Castro y Alarcón mete la punta del botín para que la pelota entre mansita junto al palo derecho del arquero.
1 a 1. Final del partido y las reflexiones del «Chano» Orfila en la zona mixta narran algo quizás hasta impensado para el hincha de Atlanta: «Hace mucho que no viven un año con esta magnitud. El ascenso de la B y un semestre siendo protagonistas en una categoría nueva»
Temperley quiso la punta del torneo. Atlanta con seria chapa de candidato le respondió: Olivá de acá.