Iluminados

IMG_4543

Este equipo parece tener ese fuego sagrado que le da la unión del grupo a la hora de buscar objetivos. Porque se querían ir al receso con la punta del torneo y lo consiguieron. No les importó no concentrar nuevamente por la falta de cancelación del mes de octubre (se haría efectivo el miércoles). Se repusieron a todo; a la ida de Méndez, a no concentrar, a la deuda de los sueldos, convengamos que si bien no es abultada es deuda al fin. Y volvieron a demostrar que están para grandes cosas.
Atlanta ayer fue  el claro ganador del partido. Fue el que lo quiso ganar desde el arranque del partido. A los 6′ un remate de Maraschi,  da rebote Gómez y Lazzarini que no puede puntearla por arriba del arquero. Cuatro minutos más tarde se lo pierde Galeano rematando desde afuera. En esos primeros minutos la movilidad de Galeano y el descaró de Maraschi eran las armas del bohemio para inquietar al visitante.
El equipo de Cassano-Magarelli sin que le sobrara mucho era más que su rival, pero fueron esos diez minutos iniciales. El partido tenía un ida y vuelta generoso pero sin que se inquietara a los arqueros. Hasta que la primera emoción fuerte para los corazones bohemios se dio a los 32′ Francés le da una pelota a Vega que obligado a jugar con la derecha le pega mal y la pelota le quedó a Ferragut, el ex Atlanta le dio de media vuelta por arriba del arquero y la pelota dio en el travesaño. Hubiese sido injusto por lo hecho por ambos equipos. Atlanta siguió buscando como entrarle a la doble línea de cuatro que impuso el barraqueño. A los 40′ un buen centro de Perujo a la salida de un tiro libre encontró la cabeza de Francés y la pelota que da en el travesaño, pica en la raya y sale.
En el segundo tiempo Atlanta salió con una contra más. La lluvia se potenció con fuertes ráfagas de vientos que atacaban el arco defendido por Vega. Así, con esta ayuda el equipo de Daniele logró meter al local contera su valla. Cinco tiros de esquina consecutivos demostraban esto. Pero Atlanta empezó a manejar la pelota, a cuidarla y a hacerla rodar, no abusó en ningún momento del centro frontal y eso es mérito de saber que es lo que se quiere y como conseguirlo. Y a los 33 Maraschi que estaba apagado se iluminó como el Gran León y le puso un pase en profundidad a Guzmán, el «chaco» le gana a Bojanich y el árbitro Gutiérrez que cobra mano del defensor. Segunda amarilla y Barracas que se queda con diez. Nanía se hizo dueño de la pelota y con un disparo alto a la derecha de Gómez cambió penal por gol.
Con un hombre de menos la visita ya no supo como inquietar. Atlanta se replegó en el campo tratando de no pasar sobresaltos. Estaban iluminados para defender lo que se propusieron conseguir.
El silbato final desató el festejo contenido, por defender la punta del torneo, por conseguir un triunfo merecido pero muy costoso y porque luego de 16 años el bohemio volvió a jugar en su casa con luces. No fue deslumbrante pero si fue efectivo.
ATLANTA (1): Vega; Perujo, Díaz Villán, Francés y Pinto; Collavini (74m Nanía), Sardella y Galeano; Maraschi, Acuña (84m Ledesma) y Lazzarini (64m Guzmán). Suplentes: Quiros, Bozzoni, Castro y Alemandi. DT: Sebastián Cassano-Leonardo Magarelli.
BARRACAS (0): Gómez; López, Quiles, Tallarico y Bojanich; Fernández, Santana y Ferragut; Cardoso; Berón (45m Palacios) y Soriano (61m Maciel). Suplentes: Peruggi, Torres, Leguizamón, Puig y Amieva. DT: Salvador Daniele.
Gol: 79m Nanía (A) de penal. Incidencias: 78m expulsado Bojanich (BC). Amonestados: Francés (A); Fernández y Santana (BC). Arbitro: Eduardo Gutiérrez. Líneas: Pablo Brusca y Mariano Cichetti. Cancha: Atlanta.